A la hora de estudiar, necesitamos utilizar todas nuestras herramientas para poder memorizar. Y una buena forma es utilizando un método concienzudo y sencillo que ayude a afianzar mucho más las ideas. Si te estás preparando un examen tipo test, sin duda te merece la pena conocer el método PQRST.

¿Qué es el método PQRST?

Las siglas significan los pasos que vamos a dar para afianzar los conocimientos. Es muy sencillo acordarse de su nombre, pues son cinco letras consecutivas en el alfabeto. Se han realizado estudios que indican que es un método que ayuda a la memoria a largo plazo, a afianzar los conceptos y que da mejores resultados que la forma habitual de memorizar, sobre todo a la hora de realizar repasos.

A continuación, os vamos a comentar cada una de las fases del mismo, pero para aplicarlo correctamente es muy importante no saltarse ninguna de las etapas y seguirlas, aunque sea de forma rápida, para que dé buenos resultados. ¡Vamos allá!

PREVIEW – Previsualizar

En esta primera parte, tenemos que ver qué temas son los que vamos a estudiar. Para hacerlo, podemos usar dos fórmulas:

1- leer un resumen, lo que, en ocasiones, no es sencillo, pues al ser una materia nueva no vamos a tener ninguno a mano o no hemos hecho ninguno. De tenerlo, sería muy interesante.

1.1 – también podemos ver los temas principales que vamos a estudiar.

2- Muchos apuntes o libros tienen una serie de temas o subtemas que nos pueden ser muy útiles para esta parte. De no ser así, o bien no quedarte claro solo con esa lectura, siempre puedes echar un vistazo rápido al texto e ir observando las frases clave (a veces están subrayadas o en negrita) que nos van a dejar claro de qué va el tema.

Esta fase podemos optimizarla, gracias a hacernos nosotros un esquema visual de lo que vamos a estudiar. ¿Cómo? Para hacerlo, te aconsejo que te «esqueletices». Nuestro programa IDEVOU puede ser muy útil para ayudarte. ¡No dejes de verlo!

QUESTION – Preguntar

Una vez realizada la fase anterior, hazte preguntas sobre lo que has leído o esquematizado. ¿De qué puede ir un determinado apartado? ¿Qué significa algún término? ¿Qué objetivos tiene? ¿Hay alguna fecha que tengamos que memorizar? En definitiva, pasa un rato planteándote qué es lo más importante y qué pueden preguntarte. Lo mejor es ir apuntando todas esas cuestiones, ya que luego serán parte de otra fase del proceso.

Te aconsejamos que hagas dos documentos con las preguntas.

READ – Leer

Ahora sí, es el momento de leer el texto completo. Coge tus preguntas y ve respondiéndolas una a una. Lee con atención, es muy importante tener la mente activa en el tema. Subraya, apunta y trabaja el contenido.

En esta fase, dependiendo del tiempo que podamos tener para estudiar, (ya que no siempre es fácil) también podemos ampliar información. ¿Cómo? Cuando alguna de las preguntas no se haya respondido de forma correcta o te surjan nuevas preguntas al leer, podrás ampliar esta información. Es un método crítico, por lo que tienes que cuestionarte lo que estás estudiando y sacar el máximo provecho.

STATE – Repasar

Es el momento de darle un repaso a todo lo que hemos apuntado. Podemos resaltar qué nos parece más importante de las preguntas que nos hemos planteado. Fechas, conceptos, artículos… Verás que resulta mucho más cómodo cuando has trabajado sobre el tema. Repasa en voz alta, si tienes esa costumbre, es muy buen método; si no, hazlo de memoria. Pero no dejes de exponer el tema tantas veces sea necesario para dominarlo.

TEST – Probar

Y llega el momento de la verdad. Coge esa segunda hoja que te hemos aconsejado que tuvieras con las preguntas y respóndelas. Seguro que ya hay muchos conceptos que antes te podían resultar extraños, que ahora has logrado retener. Te sorprenderán los resultados. Puedes hacer esta última fase al día siguiente, o unos días después para ver si el método ha sido útil para tu estudio.


¿Por qué es un método muy interesante cuando el examen es tipo test?

Los exámenes tipo test son rápidos, tenemos que demostrar unos conocimientos muy concretos en muy poco tiempo. Para eso, tenemos que tener las ideas muy claras y encontrar la respuesta en el menor tiempo posible. Con este método, nos adelantamos al examen, ya que pensaremos en la pregunta y buscaremos cómo responderla. Nos da ventaja. Además, nos ayuda a conocer el tema, ver lo que es más complicado y poder saber dónde debemos incidir a la hora de estudiar.

¿Cómo podemos afianzar lo estudiado?

Lo cierto es que trabajar los temas, machacarlos, como se podría decir, es la forma de poder conseguir el objetivo buscado: aprobar. Y no hay mejor repaso que hacer un esquema que te sirva para recordar todo lo que has estudiado. Así que nosotros te aconsejamos que, una vez acabado este método, no dejes pasar mucho tiempo sin hacerte un esquema que luego te valdrá para recordar todos los conceptos.

La mejor forma de realizar el esquema es con nuestra plataforma IDEVOU, no dejes de usarla, puedes probarla de forma gratuita y así verás lo cómodo y sencillo que es hacer esquemas con ella. No se te olvidará nada de lo que has estudiado. Y, si con algún repaso, necesitas ampliar el esquema, es mucho más cómodo tenerlos en IDEVOU para poder modificarlos.

¿A qué estás esperando? ¿Te ha gustado el método? ¿Te planteas usarlo? ¿Lo has usado ya y quieres contarnos cómo te ha ido? Nos encantará saberlo. Abajo, en comentarios, puedes decirnos todo lo que quieras sobre el mismo. Te esperamos.  

Categorías: Memorizar

1 comentario

Ibai Vidal · 14 de noviembre de 2020 a las 19:26

Me parece una buena guía a seguir! Como complemento, me gustaría añadir que subrayar usando un código de colores puede filtrar más el temario si cabe; usar verde para fechas, amarillo para ideas generales o verde para nombre de leyes, siendo más fácil luego la elaboración del resumen o el esquema.

Maravillosa línea de trabajo equipo de Opoesquemas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *